PANDA BEAR: PERSON PITCH

agosto 30, 2007

pandabear.jpg

El álbum que marcó un antes y un después en la carrera de Animal Collective, heterodoxo cuarteto neoyorquino que ha hecho de la música popular de esta década su particular patio de recreo, fue Sung Tongs (2004), un sorprendente giro pop que siguió a la reedición por parte de Fat Cat de Spirit They’re Gone, Spirit They’ve Vanished (2000) y Danse Manatee (2001), sus dos primeros y subterráneos discos. Aquel magistral entretenimiento acústico dio cuerpo a algunos de los más interesantes hallazgos musicales del colectivo, les metió de manera precipitada en el saco del revival folk de la temporada 2004 y sentó la base tanto de su posterior evolución como de un nivel de popularidad cuya cima coincide hasta ahora con Feels (2005), pero que sin duda irá a más cuando den su inminente paso junto a Domino. También dejó constancia de quiénes eran sus miembros más destacados: Avey Tare y Panda Bear.

Tres años después de aquel hito – cuyo ritmo, por cierto, cobra mucho más sentido cuando se escucha en vinilo del que se pudiera prever por su escucha en CD – el primero se dedica a hacer curiosidades reversibles junto a su pareja Kría Brekkan (ex-Mùm, búsquese como Kristín Anna Valtýsdóttir), sin salirse del buen nivel acostumbrado en los proyectos paralelos al grupo, y el segundo se ha sacado de la manga Person Pitch (2007), que lejos de ser una anécdota a pie de página o un mero accesorio para la erudición del comentarista de turno se alza como una obra a la altura de los mejores momentos del colectivo, merecedora de los superlativos de un sector nada desdeñable de la crítica y de la escucha atenta por parte de cualquier melómano inquieto.

Panda Bear empezó a recorrer su sendero animalesco como batería en Spirit They’re Gone, Spirit They’ve Vanished, después del cual se convirtió en una presencia paulatinamente omnipresente dentro del grupo. Su auténtico debut en solitario, lastrado por una personalidad en proceso de formación, es un recóndito precedente que no suele figurar en los repasos a su discografía ya que para el común de los oyentes la carrera en solitario de Noah Lennox – así se llama él – empieza con Young Prayer (2004), un sentido homenaje a su padre fallecido, grabado de hecho junto a él en la habitación en la que vivió sus últimos días.

Young Prayer fue editado cinco meses después de Sung Tongs. A ambos les une una cierta austeridad instrumental y les separa el estado de ánimo. Lo que en uno es jolgorio campestre en otro es dolor y agradecimiento en forma de abstracta elegía folk. Y lo que una vez fue recogimiento hoy es expansión. En los tres años que separan aquellas plegarias velatorias de esta nueva referencia, cuya portada reúne en una piscina hinchable a niños y animales salvajes, Lennox se ha mudado a Lisboa, se ha casado y ha tenido un hijo; motivos más que suficientes para cambiar de registro. Durante este tiempo ha aprovechado los resquicios que le dejaban sus compromisos con la banda y la familia, y con paciencia ha recopilado siete canciones, dejándolas salir según tenían que salir, sin forzarlas, dando a cada una su justa medida, hasta el punto de que cinco de ellas ya habían sido previamente lanzadas en 7” o 12”, lo que, por otra parte, no ha impedido que hayan encontrado perfecto acomodo dentro del formato largo. Gracias a esa labor en los márgenes de su vida, allí donde no hay prisas ni presiones, ha surgido una obra tan esmerada y madura.

En este sorprendente LP todo parece encontrar acomodo por acumulación y repetición. Person Pitch es un compendio de fugaces bocetos melódicos que se repiten y acoplan a través del sampler hasta convertirse en certeros pasajes de piezas más extensas. A pesar de que resulta reconocible el modo fragmentado en que se ha producido el resultado no muestra fisuras. Incluso elementos que en principio pueden resultar algo chocantes, como los coros de “I’m not” o la tabla de “Good Girl / Carrots”, acaban por encontrar su lugar a base de loops y una sabia construcción sampledélica. Lennox aborda sobresalientemente las posibilidades de esta herramienta, que aunque no lo parezca ocupa un lugar casi tan central en esta obra como pueda hacerlo en una de Madlib o DJ Shadow. Según palabras del propio artista, un 96% de ella es muestreo, 10% del cual corresponde a cosas que él haya tocado. Armado con dos BOSS SP-303 ha recortado canciones de aquí y de allá, sobre los que ha superpuesto sus intuiciones musicales, algunas grabaciones de campo y algún efecto, eso es todo. El resultado es un brillante puzzle psicodélico.

La recurrente comparación con los Beach Boys es de recibo. La sonoridad y los giros melódicos de las voces translúcidas y vaporosas, en este caso sustentadas en unas letras relativamente descifrables, remiten al preciosismo playero de Brian Wilson. Pero se trata simplemente de un elemento más en la maraña de referentes congregados, quizás un punto de partida o el acabado final, ya que Lennox va más allá y propone un pop que engancha y luego diluye, posiblemente excesivo para algunos oyentes y adictivo para otros. Sus temas siguen una lógica más circular que lineal, no persiguen un climax sino que se dilatan a lo largo de hipnóticos tirabuzones, haciendo que su indudable potencial pop deje paso a texturas y construcciones envolventes que siempre acaban consiguiendo una trascendencia aparentemente casual.

Animal Collective es un grupo a tener en cuenta, a parte de por la increíble energía que desprende sobre los escenarios, por su capacidad para ampliar los géneros musicales de los que participan, reinterpretando el viejo oficio de componer canciones mediante los nuevos códigos musicales heredados tras el advenimiento de los estilos electrónicos. Sacan rendimiento de las posibilidades que ofrece la música electrónica en sus distintas vertientes y lo hacen de verdad, con conocimiento de causa, como algo esencial a la composición y no como el habitual accesorio postizo de temporada por el que apuestan no pocas bandas de rock para resultar modernas, en el sentido más fatuo de la palabra, actuales. Panda Bear ofrece un trabajo afín tanto a su progresión como a la de su colectivo. Toma los loops acústicos descubiertos en Sung Tongs y añade parte de la química sonora abstracta explorada en Jane, su célula paralela junto a Scout Mou en la que da su visión de géneros basados principalmente en el trabajo de estudio (techno, dub, electroacústica o ambient… sin decantarse por ninguno en concreto, más bien destilándolos en un híbrido personal), consiguiendo un loable equilibrio entre lo accesible y lo experimental.

A pesar de semejante calado electrónico no se pierde el aire analógico, incluso artesanal, que lo hace todo cercano. Person Pitch puede servir para que los aficionados a la música de ayer encuentren un camino que les conduzca a la de hoy, lejos de fetichismos y revivalismos. Si algo puede sonar nuevo y añejo, procesado y natural, cercano y distante, complejo y sencillo, sobreproducido y espontáneo, abigarrado y espacioso a la vez, habrá de ser Person Pitch, un tercer álbum no deja duda – si es que a alguien le cabe a estas alturas – de la talla de Lennox como productor, compositor y arreglista, ni de su estatus creativo dentro de Animal Collective. No hay muchos experimentadores que canten la declaración de principios “try to remember always to have a good time”, así que no conviene dejar pasar la oportunidad.

Anuncios

Segunda Prueba Con Youtube

febrero 21, 2007

Prueba de Video

febrero 21, 2007

Bueno, veamos… una prueba